ENCUENTRA TODO LO QUE NECESITAS PARA REPRODUCIR TUS ORQUÍDEAS EN CASA Y MUCHO MÁS. EASY ORCHID REPRODUCTION.

UNA PHALAENOPSIS EN LA COCINA

UNA PHALAENOPSIS EN LA COCINA
Cuántos hemos caído en esta afición por una Phalaenopsis en la cocina?
Un regalo de aniversario que nos hipnotizó con su belleza simple. Una compra irreflexiva fruto del amor a primera vista a través del vidrio de una floristería de barrio. Un “no te preocupes, yo te la puedo cuidar”...
Esa primera “Phal” que ha sufrido de mesa en mesa hasta encontrarle la mejor luz, el sol de la mañana que entra por la ventana de la cocina.

Después llegaron un par más y más tarde el descubrir que hay orquídeas que parecen moscas con alas de colores, pulpos con manchas imposibles, calamares suspendidos en el aire y muchas otras cosas, si sabes verlas.
Pasaron a ser diez, cincuenta y más... un número inconfesable.
Vinieron los keikis, las divisiones, los cortes de rejuvenecimiento, la polinización.

Y después de comer mucha mermelada, llegó el IN VITRO

lunes, 31 de julio de 2017

DIARIO DEL CASO DE LA MISTERIOSA CRIATURA QUE SE COMÍA MIS ORQUÍDEAS

Repasando los borradores, he encontrado esta entrada que escribí y no publiqué. Imagino que en el momento no tenía las fotos a mano y se perdió en el tiempo y el espacio de mi teléfono...

Esto sucedió hace un par de años y aunque este verano he vuelto a tener "inquilinos", preferían las solanáceas a las orquídeas.

Os pongo las fotos al final para no dar desvelar el misterio antes de tiempo.

DIARIO DEL CASO DE LA MISTERIOSA CRIATURA QUE SE COMÍA MIS ORQUÍDEAS.

DÍA 1:

Han aparecido un par de Dendrobiums recien desenfrascados con un par de hojas mordisqueadas. Parece un caracol o una babosa. He puesto un trampa de cerveza.

DÍA 2:

El caracol no se habrá ido de copas, pero se ha tomado unas tapas... Los Dendrobiums le gustaron y ha repetido, ha probado algo de Cattleya y unas hojitas de Brassia.

No me gusta, pero me veo obligada a poner un poquito de mesurol. A este ritmo en unos días se come todos los exvitro.

DÍA 3:

Menuda escabechina. Empiezo a dudar que sea un caracol o babosa. Ahora que miro con detalle, no veo el regero de babilla típico.

Hay muchas bajas y algunas no se recuperarán. Lo que sea se ha comido los frentes de crecimiento. Empiezo a estar desesperada. He sumergido las macetas un buen rato y no he visto que nada saliera a flote.

He rociado con aceite de neem y cruzo los dedos.

DÍA 4:

Esto es un desastre. Hay más, unas mutiladas, otras desaparecidas. No se que pensar. He buscado debajo de las hojas, por si fuera un gusano. Me he quedado escuchando por si fueran abejas corta hojas. Si esto sigue así me quedo sin nada.

He encontrado unas heces en una maceta, podrían ser de cucaracha, de ratón o de oruga. He sacado la planta y tiene las raíces mordidas, pero el "inquilino" no está.

He leido que hay orugas nocturnas que se esconden en el sustrato.

Voy a usar DDT, es decir con mis dedetes voy a vaciar una por una todas las macetas, tengo la esperanza de encontrar algo.

Menudo trabajo llevo casi dos horas y nada.

FINALMENTE LA HE ENCONTRADO!!! Una oruga gorda y feliz escondida entre el sustrato de un plantín de Cattleya. Cada vez que le veo así de lustrosa me recuerda la dieta de engorde que ha seguido.

Aunque mi primer impulso era la venganza, no he sido capaz de acabar con ella, así que la he trasladado a un parque lo suficientemente lejos para que no vuelva volando en unas semanas.

No hay comentarios: